Imagen: Andrés Muñoz A.

La verdad procesal en el caso Valencia v. Pinargote

"Enner
Enner Valencia sale en ambulancia. Crédito: https://twitter.com/andresmunoza

Esta semana fue tema de conversación la orden de arraigo personal dictada contra el futbolista Enner Valencia, su espectacular escape en vivo (que llegó a varios medios internacionales) y la carta semi explicativa del astro del Everton de West Ham:

Del lado de la madre, hemos escuchado al abogado intentar ejecutar el arraigo tanto en las prácticas como en antes y despúes del propio partido. En sus distintas declaraciones, el abogado ha citado los $15.000,oo de pensión pendiente y la orden judicial de apremio.

En su carta, fechada sábado 8 de octubre, Valencia argumenta, en síntesis, lo siguiente:

  • Señala que el incumplimiento es supuesto (esto infiere que sí ha cumplido su obligación),
  • Que la madre de la menor inició en 2015 un trámite de aumento de pensión de alimentos,
  • Que la madre pidió un arraigo contra la abuela, como obligada subsidiaria,
  • Que no tiene régimen de visitas,
  • Que en diciembre de 2015 ha ganado la custodia de la menor,
  • Que hasta que la menor obtenga su residencia en Inglaterra ha estado al cuidado de la abuela y la tía de la menor,
  • Que la madre ha reactivado el juicio de alimentos, mientras seguiría vigente la tenencia, en un trámite que habría llegado hasta Corte Nacional y
  • Que ha entregado una casa en Samborondón y un cheque de diez mil dólares, en el juicio de alimentos.

A esta hora del domingo, muchos aceptan como cierta la versión del futbolista, adecuadamente difundida por la prensa deportiva, muy proclive a tomar partido en casi cualquier cosa.

Yo consulté en las páginas oficiales de la Función Judicial. Además de que la información judicial es pública, el propio jugador en su carta invita a consultar este caso en la página web de la Función Judicial.

Estos son los hallazgos:

  1. En 2013, la madre planteó un incidente de aumento de pensión, con base en el ingreso de Valencia en C.S. Emelec. El padre no asistió a la audiencia en 2014 y el juez le dio la razón a la madre, prohibiendo además la salida del padre. Para cuando fue la audiencia, el padre ya estaba jugando en el extranjero.
  2. En 2015, la madre planteó un incidente de aumento de pensión, pues el jugador ahora tenía un ingreso mayor, al jugar en Europa.
  3. Más adelante en el mismo año, el jugador dejó en garantía un inmueble en Daule, con lo que se levantó la prohibición de salir que había en su contra.
  4. El aumento de la pensión fue relativo, pues para entonces, el padre justificó que tenía otra hija, con lo cual su obligación se dividía para dos, así fue fijada una pensión en septiembre de 2015.
  5. En efecto, Valencia demandó una medida de protección para obtener la tenencia temporal de la menor, juicio que él ganó en primera instancia en diciembre de 2015, pero perdió en segunda instancia, el 5 de abril de 2016.
    1. Por lo tanto, la tenencia de la menor volvió a la madre desde abril de 2016. Y, por tanto, la obligación de pagar alimentos volvió a existir.
    2. De esta decisión de segunda instancia (Corte Provincial), el padre impugnó ante Corte Nacional, pero esta impugnación no detiene la decisión de la Corte Provincial: por lo que la tenencia volvía a la madre, hasta que se resuelva el caso.
    3. La tenencia definitiva de la menor fue demandada por el padre en febrero de 2016, pero no se ha resuelto nada todavía sobre eso, por lo que la tenencia continúa a cargo de la madre.
  6. El 1 de agosto de 2016, el juicio de alimentos se reactiva, y el juez ordena al padre ponerse al día con las pensiones de abril a julio de 2016, puesto que la tenencia fue fijada a favor de la madre.
    1. Valencia impugnó esta decisión, pero lo hizo muy tarde, así que no fue aceptado este recurso.
  7. El 30 de agosto, el juez le dio 24 horas para pagar los meses adeudados. Tras no pagar, el 22 de septiembre dictó apremio personal hasta que pague.
    1. Junto con el apremio personal, la madre pidió que se le vuelva a prohibir la salida del país, lo que fue negado por el juez pues ya había un inmueble en garantía.
  8. Hasta tanto, el 30 de septiembre, la Corte Nacional rechazó el recurso del padre, por lo que la tenencia continúa a cargo de la madre.
  9. El 6 de octubre, a las 17h37, la jueza levanta la orden de apremio personal, y en su lugar ordena que se pague las pensiones debidas con el inmueble que estaba rendido en garantía real.

Todos estos juicios se han iniciado en Guayaquil, por lo que asumo que es en Guayaquil donde viven tanto la hija como la madre.

El padre no ha demandado que se le fije un régimen de visitas, hasta que se resuelva la tenencia definitiva que está demandando.

Por tanto, este es un factcheck de las afirmaciones del padre, en su carta de 8 de octubre:

  • Señala que el incumplimiento es supuesto (esto infiere que sí ha cumplido su obligación): Verdadero. El inmueble en garantía cubre la deuda actual e incluso las posteriores pensiones.
  • Que la madre de la menor inició en 2015 un trámite de aumento de pensión de alimentos: Verdadero.
  • Que la madre pidió un arraigo contra la abuela, como obligada subsidiaria. No se puede verificar.
  • Que no tiene régimen de visitas. Relativo. No tiene régimen de visitas, pero porque no ha demandado visitas.
  • Que en diciembre de 2015 ha ganado la custodia de la menor. Incompleto. Ganó la tenencia en primera instancia, pero la perdió desde abril de 2015. Y actualmente no la tiene, tanto así que ha pagado las pensiones tras el bochorno en el estadio, mediante la entrega definitiva del inmueble.
  • Que hasta que la menor obtenga su residencia en Inglaterra ha estado al cuidado de la abuela y la tía de la menor. No se puede verificar.
  • Que la madre ha reactivado el juicio de alimentos, mientras seguiría vigente la tenencia, en un trámite que habría llegado hasta Corte Nacional. Falso. El juicio de alimentos se reactivó, conforme a Derecho, porque perdió la tenencia en abril de 2016.
  • Que ha entregado una casa en Samborondón y un cheque de diez mil dólares, en el juicio de alimentos. Falso. Entregó en 2015 un inmueble en Daule. No hay evidencia de cheque alguno tras el incidente en el estadio.

La profesión u oficio de cada parte escapa a esta investigación judicial.

Queda mucho por comentar sobre lo justo o injusto de la norma vigente, que establece una tabla de pensiones sólo en función de ingresos de quien debe pagar (que generalmente es el padre, pero no siempre). Creo que volver a un análisis caso-por-caso nos regresaría a las demoras y discrecionalidades que ocurrían en los juicios de alimentos antes de 2009.

Pero apoyo una mejora a la ley para permitir la co-parentalidad o para hacer obligatorio que, a partir de cierto monto, una parte de la pensión de alimentos vaya a un fondo o cuenta, depositado en un banco o una universidad, a nombre del menor, para que éste lo use cuando llegue a la mayoría de edad.